La cita de Efrén y Magdalena ha fluido con naturalidad