Cita Efrén y Ter: la pretendienta es una caja de sorpresas