El beso mordisco de Manyara a Jesús: las pretendientas han alucinado