Sarai le reclama a Barranco más cariño y entrega... y al tronista se le escapa una lagrimita (o eso parece)