Las Salazar confunden el catalán con el italiano y la lían con unos clientes: “¿Me ha dicho que tengo el culo blando?”