Raquel se lleva un gran susto con un bogavante al que acaba adoptando: "Te llamaremos tiburón"