Las Salazar le confiesan su viaje a sus maridos y ellos le dan la sorpresa: “¡Ya lo sabíamos!”