¡Agárrate que vienen curvas! Noemí al borde de la lágrima al pasar por un barranco con su madre al volante