Un herbolario ofrece de manera ilegal un sustitutivo de la Viagra cuyos efectos pueden durar hasta tres días