El día en el que Marco Merani se convirtió en un infiltrado de la policía: “Yo soy un mecánico”