Marco se niega a cambiar de identidad y se juega la vida para convencer a Aurelio de que él no es el traidor