Samanta Villar se pone a prueba y consigue algo que jamás hubiera imaginado: Pasear desnuda por Las Ramblas