El efecto de la reforma electoral que propone C's y Podemos haría perder 15 escaños al PP