Granito, cuevas de tres niveles y cerámica: los despilfarros de Navalcarnero