El motivo de la polémica fiscal de Màxim Huerta: la tributación como sociedad y no como persona física