La estrategia de la cúpula del PP de Aznar para salvar a Bárcenas y culpar a Lapuerta, que sufre demencia