38.000 dependientes murieron esperando a recibir su ayuda