Ricardo Costa, presionado por Camps y el Partido Popular