Cabezas de cordero, amenazas, insultos… El acoso a los candidatos que enturbia la campaña catalana