Denuncian malas condiciones en una residencia pública gestionada por un imputado en Gürtel