La ‘Estación neurológica’, la prueba definitiva para detectar la verdad