‘La habitación del pánico’ analiza el primer bolo de Christofer sin Fani: 30 segundos en el escenario y muy pendiente del móvil