Anne Fornier, vulcanóloga, nos advierte de otro de los peligros tras la erupción en La Palma: "La contaminación del agua potable"