Román no se apaña con el chat