Vicente despega el “peluquín” de Sobera con su grito huracanado