Svetlana, a Pedro: "¿Cuántos idiomas habla tu loro?"