La sinceridad le juega una mala pasada a David: “La primera respuesta es la que vale”