Silvia, sobre Pascual: “Quiere a una mujer de casa que le lave los calzoncillos”