Sergi, desesperado con su cita: “Ya que vienes, estate un poco más alegre”