Sandra ya no quiere ser peluquera: “Me gusta más el sexo que coger el secador”