La cita de Manu y Reinier no necesita palabras: “Hasta el infinito y más allá”