Joaquín y Charo, los solteros que se han rechazado con más buen rollo que nadie