“Los que me hacían bullying ahora me hablan por Grindr”, el karma existe y Héctor lo ha comprobado