El final de cita más ardiente: la música es el (único) nexo de unión de Estefanía y Marcos