Enrique, a Roberto: “Estas jugando con fuego y te vas a quemar”