Carlos Sobera sufre un vahído al conocer la profesión de Julián