Ni vibrato ni chispa, dan calabazas a la gitana satánica: “Tú sí que estás rico”