Bruno le echa las cartas a su cita en plena cena: “Me lo he inventado un poco, pero mentir no es pecado”