Álvaro, a Irene: “Me dio un venazo y gané el concurso de calzoncillo mojado”