Alexander vive junto a Silvia el primer día del resto de su vida: “Voy a dejar de ser un golfo”