Alba y Kevin tienen algo en común: llevan un tatuaje con las caras de sus ex