Manuel y Chesco se comen su primera ostra juntos: “No se puede pedir más”