Tras la tempestad no siempre viene la calma