Vieira conduce una contra de manual y Cuenca se mete gol en propia puerta al intentar despejar