Y tras una dura recuperación... ¡Unai consigue deshacerse de las incómodas muletas!