Los turistas de Ibiza, en hoteles de lujo; los trabajadores viven de okupas en garajes