El gas de la risa, la droga de moda entre los turistas ingleses de Ibiza