Los “furtivos de bañador”: Mariscadoras patrullan las playas para evitar que los turistas les roben el marisco