La desesperación de una familia en paro que ha montado un negocio ilegal de comida casera en su propia casa