Falsos videntes: Más de 15.000€ apostados a los espíritus para acabar con un mal de ojo